Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Adaptación a la legislación de websites que usen ‘cookies’”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Adaptación a la legislación de websites que usen ‘cookies’” de la sección Tendencias

Adaptación a la legislación de websites que usen ‘cookies’

Será necesario revisar la programación de las ‘cookies’
Será necesario revisar la programación de las ‘cookies’

La directiva de Acceso a Internet aprobada por la Unión Europea (UE) impondrá severos cambios en los websites que utilicen cookies para mejorar la usabilidad y navegación de los usuarios. Estos cambios impuestos por ley deberán realizarse con vistas al año 2011 y, probablemente, afectarán a buena parte de los websites y portales confeccionados con gestores de contenidos open source.

El texto de la directiva, aprobada el 24 de noviembre dentro del denominado Paquete Telecom, establece a los estados miembros un plazo hasta mediados de 2011 para adaptar la legislación nacional al criterio armonizado en materia de accesibilidad de los usuarios, protección de datos y competencia entre operadores de telecomunicaciones. El paquete estaba formado por dos directivas y un reglamento y, entre otros aspectos, prohíbe el spam por Internet o SMS, fija un plazo máximo de 24 horas laborables para la portabilidad telefónica y da vía libre a los estados para que decidan si cortan la conexión de Internet a los usuarios que descarguen masivamente archivos.

En materia de cookies, establece que los websites deben disponer de un mecanismo sencillo y previo para que el usuario pueda aceptar que se guarden sus datos sobre preferencias de navegación.

Las cookies son fragmentos de código en el navegador del usuario en el que se guardan pares de variables para su uso y consulta posterior por el website u otros portales. Por ejemplo, en ellas se pueden guardar datos como la edad para el acceso a websites reservados para adultos —licores o pornografía—, la posición geográfica de la conexión para establecer un idioma de navegación, datos sobre gustos, edad, residencia… para una tienda on line, preferencias de navegación sobre menús textuales o visuales, o la última publicidad vista y las últimas consultas a un buscador.

Estos datos son recuperados automáticamente por los websites para ofrecer una mejor experiencia de navegación, contenidos más adecuados a los gustos y necesidades del usuario, un ahorro de tiempo en los procesos de registro y compra, y la publicidad más adecuada a cada perfil de consumidor.

La nueva directiva establece que, previamente, el usuario pueda decidir si guarda esta información en el navegador.

Textualmente, indica: “Resulta, por tanto, capital que los usuarios reciban una información clara y completa cuando realicen una acción que pueda dar lugar a dicho almacenamiento u obtención de acceso. El modo en que se facilite la información y se ofrezca el dere­cho de negativa debe ser el más sencillo posible para el usuario. Las excepciones a la obligación de facilitar infor­mación y proponer el derecho de negativa deben limitarse a aquellas situaciones en las que el almacenamiento técnico o el acceso sean estrictamente necesarios con el fin legí­timo de permitir el uso de un servicio específico solicitado específicamente por el abonado o usuario. Cuando sea téc­nicamente posible y eficaz, de conformidad con las dispo­siciones pertinentes de la Directiva 95/46/CE, el consentimiento del usuario para aceptar el tratamiento de los datos puede facilitarse mediante el uso de los paráme­tros adecuados del navegador o de otra aplicación. La apli­cación de estos requisitos debe ganar en eficacia gracias a las competencias reforzadas concedidas a las autoridades nacionales.”

Adaptación
Esta nueva circunstancia llevará a numerosos websites actuales a revisar la programación en uso, especialmente a los generados con herramientas de gestión de contenidos open source, cuyos módulos no contemplan esta nueva circunstancia legal. Deberán programarse páginas de entrada y aceptación de la grabación de cookies, sistemas para eliminar la información y, cuando sea posible, eliminar las cookies para el funcionamiento de los websites.

Los portales que se nutren de publicidad externa y que se selecciona automáticamente en función del historial de visitas o gustos de los usuarios tendrán que esperar a que sus proveedores, como AdSense, les ofrezcan alguna solución tecnológica para cumplir con las exigencias de la directiva.