Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Alertas infundadas: la penalización de Google a los sitios no-responsive en abril”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Alertas infundadas: la penalización de Google a los sitios no-responsive en abril” de la sección Posicionamiento web

Alertas infundadas: la penalización de Google a los sitios no-responsive en abril

Google modificará dentro de unos días su algoritmo con cambios en la apreciación de los sitios web cuando las búsquedas se realizan desde un dispositivo móvil. La recomendación del buscador es construir sitios responsive (RWD), lo que se ha interpretado erróneamente como una advertencia de penalización a todos aquellos sitios que no lo sean. El cambio en el algoritmo no afectará al posicionamiento de los sitios web. La inmensa mayoría ni siquiera lo notarán.

El cambio que introducirá Google implica una valoración de la usabilidad para las páginas que son consultadas desde dispositivos móviles, especialmente teléfonos de pequeño formato de pantalla (384px o menos por el lado más estrecho). Esta valoración nueva, que sólo se utilizará para búsquedas en dispositivos móviles, se suma a los más de 200 criterios que el buscador calcula de forma ponderada para determinar la posición de una URL.

Posicionamiento intacto
El contenido, relevante y diferenciado, sigue siendo el principal atributo de una URL para un buen posicionamiento. De hecho, éste no cambiará en absoluto. Únicamente, en caso de coincidencia de valoración para un contenido que responda a una misma cuestión, el que esté construido en RWD aparecerá por encima del que no lo esté.

La advertencia de Google ha sido utilizada por numerosos pseudo-especialistas en SEO y estudios de diseño y programación web para forzar a sus clientes a la reconstrucción de sitios bajo la amenaza de que desaparecerían de las páginas de resultados o serían penalizados. En todos los casos, estas afirmaciones son falsas.

El robot de Google para dispositivos móviles no es capaz de discernir entre sitios RWD, RESS (Responsive Design + Server Side Components) o adaptive content, tres de los formatos on page que son apropiados para la consulta desde dispositivos móviles. Además de estos formatos, existen otras fórmulas, como los sitios exclusivos para consultas desde teléfonos móviles con dominio propio; las redirecciones a páginas exclusivas para estos dispositivos, que no existen para el resto de usuarios; o el uso de apps especialmente indicadas para tiendas on line. En ninguno de los casos el robot es capaz de distinguir si se trata de la misma propiedad web y, por lo tanto, debería dejar las decisiones sobre puntuación de la calidad a un operador manual. El volumen de dudas es tan grande, que no es asumible por los operadores del buscador.

En octubre del año pasado se produjo una alarma similar. Entonces Google recomendó el protocolo de seguridad https y los vendedores de alojamiento se lanzaron a realizar ofertas de certificados que encarecen los costes de manteniemiento anual de los sitios web. Al final, quienes desistieron el protocolo de seguridad no notaron ninguna diferencia.

Ante el cambio del 21 de abril, evidentemente, tampoco es necesario realizar ninguna modificación en el sitio actual si éste tiene menos de tres años de antigüedad.