Usted se encuentra en:

Idiomas disponibles:

Logotipo Interdixit: Diseño + Desarrollo, Multimedia, Web, Comunicación, Grafismo y Arte para la versión impresa

Suscripción RSS, seguimiento en Twitter y buscador interno

Tendencias Aproximación práctica a la teoría comunicativa de la Validación (I)

Esquema del trébol
Esquema del trébol

La teoría que define esta época como la era de la Validación de Fuentes en Internet paulatinamente ha ido asentándose en ámbitos empresariales y académicos. Esta teoría de la comunicación, según la cuál el individuo se nutre de información que proviene de fuentes a las que ha otorgado su máxima confianza en un nuevo ecosistema comunicativo, ha sido elaborada por Steve Rubel, vicepresidente de Estrategia Global de la consultora Edelman, y sirve para explicar tanto fenómenos en el ámbito de los negocios vinculados a Internet como el éxito de algunas iniciativa en el ámbito de las redes sociales.

En esta primera aproximación, se va a exponer la teoría y en la siguiente, en los próximos días, las actividades comunicativas encaminadas a obtener un resultado más eficiente de la informaciones corporativas.

El punto de partida de la teoría se apoya en los estudios de sobreinformación del individuo, que tiene un acceso prácticamente ilimitado al conocimiento de conceptos y hechos, y que, al mismo tiempo, es bombardeado desde todos los medios con masas ingentes de información sobre ideas y acontecimientos. Estos estudios determinan que el receptor de la información tiene una sobrecarga de contenido al que acceder y, simultáneamente, escaso tiempo disponible para el acceso y poca capacidad de atención y retención de los datos.

Los estudios reflejan que la mayoría de los televidentes no recuerdan más de cuatro noticias después de ver un telediario o escuchar un informativo radiofónico. De la televisión se recuerda más la imagen impactante, aunque sea puramente anecdótica, y sin embargo, la duración del recuerdo cada vez es menor.

A los informes de sobrecarga informativa se suman los informes de sobrecarga de relaciones personales basados en el uso de redes sociales. Por ejemplo, los usuarios de Facebook declaran desconocer o no conocer suficientemente al 20% de las personas que figuran como sus amigos en la red social.

El trébol de medios de comunicación validados
Ante esta perspectiva, el individuo tiende de forma natural a identificar la señal válida (contenido de su interés) en medio del ruido (sobreinformación). Para ello, se aferra sólo a fuentes de información que la sociedad, él mismo o su entorno de máxima confianza han legitimado como origen válido de la información.

Estructurado como un trébol de cuatro hojas, los medios validados forman un círculo virtuoso en el que pueden llegar a retroalimentarse y en los que es posible predecir y organizar estrategias informativas para lograr una mejor comunicación corporativa y de empresa.

  • Medios de comunicación de masas tradicionales: Se hayan adaptado o no a los nuevos canales, los medios de masas tradicionales (radio, televisión y prensa) son una marca valorada por el consumidor, responden a una necesidad social y democrática, están reconocidos por instituciones y marcos legales, ofrecen una labor unidireccional de captación, elaboración y jerarquización de los hechos e ideas, y siguen siendo los principales generadores del debate público y de la agenda social. El individuo atiende a estos medios con la garantía de su experiencia dilatada como fuentes de información válida, incluso en la era de Internet.
  • Aglutinadores de noticias: Los aglutinadores de noticias pueden responder a nichos de información —sectorial o técnica— o a información general. Se fundamentan tecnológicamente en documentos sindicados y tienen una mínima jerarquización informativa, frecuentemente automatizada. Sus fuentes originales son principalmente los medios de comunicación tradicionales pero también blogs de altísima calidad que quedan fuera del trébol. El administrador del aglutinador de noticias ya ha realizado una primera selección y validación de las fuentes que, inmediatamente, va a parasitar, de modo que al individuo le llega una información de primera mano filtrada por segunda vez y poco o nada editada. Los propietarios y gestores de estos medios defienden su labor como una amplificación on line de contenidos de interés, aunque viven de los derechos intelectuales generados por terceros.
  • Redes sociales: La implementación de filtros que generan círculos de allegados en las redes sociales convierten a determinadas personas en prescriptores de contenidos de calidad en cada uno de los ámbitos en los que han sido encuadrados. El usuario escucha la música que el líder o los líderes de uno de sus círculos le recomiendan. O ve vídeos o lee noticias, o actúa de determinada forma. Captando la información y asumiéndola, también puede ejecutar una acción relacionada, de forma que está incidiendo en la realidad de forma más directa e inmediata. Pero, además, el mero hecho de ser espectador-consumidor de información lo convierte en prescriptor a su vez para terceros ante quienes constituye una fuente validada y de confianza.
  • Los canales propios: La cuarta hoja del trébol son los canales propios de información de los que se ha dotado el individuo. Hoy cualquiera tiene acceso a la generación de información de primera mano y su elaboración y distribución: cámaras digitales, teléfonos móviles, tablets, blogs y microblogs. Para el propio individuo su percepción es la mejor de las fuentes. Pero también lo es para sus allegados, que confían en su criterio, y para los medios tradicionales, que ven en su testimonio una fuente de primera mano sobre un acontecimiento o hecho que debe ser elaborado, jerarquizado en función de la realidad y distribuido.

Las cuatro esferas de la teoría están interrelacionadas, con el funcionamiento de un ecosistema en el que las alteraciones en una de las hojas tienen efectos en las demás. Del mismo modo, actúan como un círculo virtuoso, de modo que la señal válida emitida hacia y desde una de las esferas se transforma en un efecto en las siguientes, dentro de una cadencia de retroalimentación.

Globalmente, suponen una reducción de las fuentes informativas a las que el individuo tiene acceso para su actividad cotidiana.

Segunda parte
En el próximo capítulo se abordarán actuaciones que los periodistas y responsables de comunicación deben tener en cuenta para poder obtener el máximo rendimiento de la nueva realidad en Internet definida por esta teoría.

Noticias

Avisos legales y datos de contacto

Telf: 654 70 36 40