Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Aproximación rápida de HTML5 para periodistas y creadores de contenidos”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Aproximación rápida de HTML5 para periodistas y creadores de contenidos” de la sección Tendencias

Aproximación rápida de HTML5 para periodistas y creadores de contenidos

Logo HTML5
Logo HTML5

La llegada del nuevo lenguaje web HTML5 obliga a replantearse los procedimientos de diseminación, jerarquización y distribución de la información, y su presentación en pantalla, evitando dejar estos aspectos en manos de programadores o diseñadores, que no aprovecharán todo el potencial disponible.

HTML5, desde la perspectiva de un creador de contenidos, se caracteriza por una estructura semántica firme, por su portabilidad a cualquier dispositivo capaz de interpretarlo y por considerar el contenido de la página como fuente e inicio de la navegación.

Si antes podíamos programar una página semántica y accesible con una estructura desordenada —con elementos de titulación secundarios (h2, h3, h4…) antes que el prioritario (h1)— por motivos de diseño y disposición del contenido, ahora estamos obligados a estructurar con un orden lógico todos los elementos. Para ello, el lenguaje nos dota de nuevos elementos para encapsular estructuras lógicas.

Ahora debemos pensar en el contenido como un esquema, en el que cada línea se sangra en función del peso del titular y en el que pueden surgir despieces (aside, figure) y complementos para la navegación (header, hgroup, footer, section, nav) por el website que no tienen una relación directa con el contenido principal, que es el eje de toda la página. Estos nuevos elementos actúan como cajas dependientes del contenido principal con su propia estructura interna.

Como se puede apreciar en el ejemplo adjunto, partiendo de un título principal (h1) situado en un elemento header, se despliega todo el contenido de la página, con distintas cajas que a su vez muestran una estructura propia. De este modo, es posible leer el documento de una forma completamente estructurada, de arriba abajo, y en cualquier dispositivo que sea capaz de interpretar este lenguaje.

Resulta evidente que el contenido de la página es más importante que el contenido del website y que la arquitectura de la información debe partir de la página, que envía al usuario a otras páginas, prescindiendo de la información previa que éste haya recibido desde el website antes de llegar a esta página.

Así pues, la jerarquía se invierte y se diseña desde el contenido-página y no desde el contenido-website. Partiendo de esta nueva concepción, en cierto modo más próxima a la página de un periódico impreso, es necesario diseminar la información en la misma página despiezándola y creando títulos (h1, h2…) que tengan sentido por sí mismos. Si se desea, además, unificando como grandes secciones (en un término periodístico, no del lenguaje) la información diseminada en distintas etiquetas article dentro de un mismo documento.

Otras características del lenguaje
La función del periodista y creador de contenidos vuelve, por lo tanto, al primer plano. El creador de contenidos está presente desde el minuto 0 del proyecto y será el último en abandonarlo, mientras que los diseñadores y programadores llegarán más tarde y lo abandonarán antes. Es misión del redactor el control de una estructura semántica precisa de aquello que se cuenta en las páginas.

El lenguaje HTML5, además, presenta otras características: la reproducción de vídeo sin necesidad de plug-ins, las nuevas etiquetas de formularios que se autoverifican sin necesidad de aplicaciones de servidor o javascript, la capacidad de geolocalización del visitante, el dibujo con canvas, la conservación de bases de datos en el navegador del cliente, la posibilidad de generación de páginas caché para navegación offline, etcétera. Sin embargo, la mayoría de los navegadores no consideran la totalidad de las posibilidades del nuevo lenguaje y se da el caso de que las versiones de Explorer vigentes y futuras (8 y 9), no sólo no consideran todas las nuevas etiquetas, si no que algunas de las suyas son exclusivas e incompatibles.