Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Cine interactivo en la palma de la mano”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Cine interactivo en la palma de la mano” de la sección Tendencias

Cine interactivo en la palma de la mano

El espectador marca un número de ayuda para el personaje en un film
El espectador marca un número de ayuda para el personaje en un film

La creatividad cinematográfica está buscando nuevos caminos tecnológicos para desarrollarse y llegar al público. En pantalla grande la revolución es en este momento el cine en 3D, que obliga a replantear los rodajes y la planificación de las escenas. La pantalla pequeña, la de los smartphones, reproductores de MP4 y tablets, empieza a mostrar películas totalmente interactivas en las que los espectadores deciden el desarrollo de las tramas.

En el cine interactivo para dispositivos móviles confluyen una serie de características únicas que permiten tanto la experimentación como el desarrollo de tramas ideadas únicamente para este tipo de reproductores:

  • El espectador está en desplazamiento: Con o sin conexión a Internet, el usuario del dispositivo no se encuentra en un emplazamiento estable o con medios que aporten más calidad al producto cine/videográfico. No dispone de una pantalla de cine o de un televisor de calidad para ver las imágenes en un formato mayor. Por lo tanto, las imágenes y encuadres deben ser suficientes por sí mismas en tamaño, resolución y enfoque para que se vean e interpreten correctamente en una pantalla de 4 pulgadas.
  • Se trata de un consumo de oportunidad: El espectador aprovecha su tiempo entre acciones para ver fragmentos del producto cinematográfico. Es decir, no dispone de 90 minutos para ver un largometraje o de 50 para ver el capítulo de una serie de televisión. La escritura del guión debe adaptarse a fragmentos de muy corta duración o permitir la detención y la recuperación de la reproducción en el mismo punto de forma automática.
  • Es un consumo individual: El espectador no depende de los roles familiares o domésticos que administran el mando a distancia. Ni de acompañantes para ir al cine. Ve lo que desea y en el momento que puede y si comparte sus impresiones sobre la experiencia lo hace en las redes sociales que pueden integrarse perfectamente en la reproducción de las escenas de la película.
  • Controles transparentes de uso: Los dispositivos móviles tienen controles que resultan transparentes para sus usuarios, de uso muy intuitivo y de fácil aprendizaje. La pantalla entera es una botonera en la que se pueden activar elementos que se muestran en las escenas del vídeo. Y la oscilación del reproductor, a los lados y adelante o atrás se convierte en una utilidad que permite a los realizadores la creación de historias interactivas, que crecen y se desarrollan en múltiples sentidos a elección del espectador.
  • Geolocalización: La dotación de receptores GPS en muchos de estos dispositivos permite a los reproductores de este tipo de películas lanzar nuevas variables sobre la exhibición: el lugar y, tomando el sistema operativo instalado, el idioma en el que se muestra la película. Esta variable puede convertirse en un elemento más de su argumento.

Con estas características, la compañía Tool of North America ha comenzado a producir vídeos de forma experimental en los que los usuarios, especialmente de iPhone e iPad, pueden modificar el desarrollo de sus tramas.

En los cuatro modelos de navegación disponibles en sus películas, muestra instrucciones en escena de qué puede hacer el espectador con la pantalla táctil o agitando el reproductor, menús con opciones de distintos finales o desarrollos, fragmentos de secuencias aleatorias que se insertan en la historia si se mueve el reproductor a un lado u otro, o indicaciones en pantalla que abren páginas web en las que se ofrece información sobre algún chiste con doble sentido, sin perder en ningún momento el argumento de la historia.

Resulta espectacular la película denominada All ends, ends all, que narra con un aire que recuerda el film Memento, la huída por el desierto estadounidense del superviviente de un tiroteo. El usuario decide qué sendero tomar hasta llevarlo a unas casas a pie de carretera. Una vez allí, el espectador asume el papel del protagonista y puede, entre otras cosas, marcar los números de teléfono en una cabina para pedir ayuda.

La capacidad publicitaria de estas producciones es enorme, ya que aumentan la duración de la exposición del mensaje, dirigiéndose de forma muy concreta a un espectador identificable, generan notoriedad en las redes sociales en las que éste participe, e incrementan las posibilidades de reposición del mismo mensaje, además de los valores propios de la comunicación publicitaria y de la extensión de la imagen de marca.