Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Cómo escoger el mejor alojamiento”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Cómo escoger el mejor alojamiento” de la sección Información corporativa

Cómo escoger el mejor alojamiento

Una buena elección puede ahorrar dinero y disgustos
Una buena elección puede ahorrar dinero y disgustos

Salvo desarrollos tecnológicos muy excepcionales, el 90% de los websites tienen unas características y, por lo tanto, unas necesidades de servicios de alojamiento comunes. Estas necesidades las cubren ampliamente los paquetes estándar de alojamiento de los principales proveedores.

Por regla general, un alojamiento estándar debe contener unas mínimas características: espacio en un disco duro, un nivel de transferencia de archivos aceptable, cuentas de correo gratuitas y vinculadas al dominio principal, servicio de transferencia de archivos FTP, servicios de webmail y POP3 —preferiblemente, además, de servicio IMAP para su uso en desplazamientos—, espacio para bases de datos SQL y estadísticas.

Un website de empresa necesitará unos 400 MB de espacio en disco, unos 5 GB de transferencia mensual, un centenar de cuentas de correo, unos 20 MB de espacio en disco para bases de datos SQL estándar —generalmente MySQL de la versión 4 o superior o PostgreSQL de la versión  7 o superior— y un sistema de estadísticas web que proporcione suficiente detalle. Un servicio de este tipo debería costar entre 175 y 300 € anuales, con tarifas vigentes en junio de 2009.

Antes de contratar un servicio de alojamiento, será necesario tener en cuenta los requerimientos específicos que necesite el desarrollador del website: tipo de servidor (con sistema Apache, Tomcat o IIS de Microsoft); versión de los scripts (PHP, ASP) y de los módulos activados; existencia de bibliotecas específicas (gráficos GD, ImageMagick…); etcétera. Estos datos son más importantes que disponer de servicio antivirus o de antispam en el servidor, ya que siempre se pueden aplicar filtros con mayor seguridad en las aplicaciones cliente (Outlook, Thunderbird, Mail…).

Físicamente en España
La elección del proveedor de alojamiento web debe contemplar, además, un par de aspectos básicos. El servidor debe estar ubicado físicamente en España y el proveedor debe ser el administrador de sistemas final.

El primero de los aspectos hace referencia a posibles caídas o disfunciones en el servicio que, generalmente, sólo se advierten cuando cae el servicio de correo corporativo. Si el website está fuera de España puede resultar más difícil, por razones idiomáticas, explicar al técnico de soporte cuál es la situación real y comprender las medidas a adoptar. Además, es posible que el servidor esté en otro continente, de modo que, cuando se detecta la avería en España, en el país donde se ubica el servidor sea medianoche o el servicio de soporte nocturno tenga menos personal disponible para afrontar la reparación.

También resulta conveniente comprobar si el proveedor es el administrador de sistemas. Muy frecuentemente algunos desarrolladores alquilan servicios en los servidores que después realquilan a sus clientes. Se genera una cadena de subcontrataciones que, cuando surge una avería, no ofrece suficiente agilidad en la reparación y que, mediante especulación, incrementa el precio total del servicio.

La comprobación de estos extremos puede realizarse con cualquier servicio whois. Por ejemplo, Domain Tools, donde se indica la ciudad de ubicación (IP Location) y el nombre del administrador, que debe ser el mismo que el de la oferta del proveedor.

Contratación segura
La contratación es sencilla. Basta con tener un dominio y contratar el alojamiento más adecuado. Se pueden contratar tanto el dominio como el alojamiento al mismo tiempo, partiendo, por ejemplo, del banner situado en “La elección del mejor dominio”.

Si el desarrollador no ha facilitado todavía un listado de características necesarias, la mayoría de los servidores ofrecen un servicio de parking de dominios: espacios sin ningún recurso que sirven de “sala de espera” hasta que se contrate un servicio más apropiado.

En todo caso, siempre podrá contratarse un pack básico sobre plataforma Linux —más económico—, con alguna denominación que resulte más apropiada (“empresa”, “business” o “negocio”). Si finalmente se requieren servicios mayores, siempre será posible ampliar el pack sin demoras ni costes adicionales distintos de la diferencia de precio entre los paquetes.