Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Conceptos de reputación on line y buscadores”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Conceptos de reputación on line y buscadores” de la sección Posicionamiento web

Conceptos de reputación on line y buscadores

La confesión por parte de Facebook de que contrató los servicios de una de las principales firmas mundiales de Relaciones Públicas para difamar a Google ha puesto de relieve una vez más la importancia estratégica de disponer de un control de la reputación on line de la marca de la empresa o institución. La reputación en Internet es el efecto del conjunto de mensajes positivos o negativos sobre la marca emitidos por terceros y que han quedado in aeternum en la Red.

En este caso los buscadores, que no participan directamente de la construcción de una fama buena o mala de la marca, sí que juegan un doble papel que acentúa los efectos en ventas, operatividad o éxito financiero —especialmente en empresas que cotizan en bolsa— de las empresas. Por una parte son el vehículo por el que el comprador o consumidor accede a esta reputación, al ser usados para consultar sobre la marca. Por otra, su efecto aglutinador es el que proporciona una visión buena o mala de la misma. Aún así, los buscadores no participan de la creación de la fama.

De hecho la fama de un producto o servicio, salvo contadísimas excepciones como la declarada por Facebook, o situaciones en las que el crítico miente o difama, depende de la actuación de la empresa afectada. Un mal trato, un protocolo mal aplicado, la falta de resolución, firmeza o rapidez en la respuesta a un cliente, la falta de sentido común o de saber ponerse en el lugar del cliente afectado, o, simplemente, un mal producto, un deficiente servicio o un precio elevadísimo pueden ser causas de una mala reputación.

Hasta la eclosión de las redes sociales, las críticas de los usuarios se realizaban en foros o blogs, de manera que quedaban dispersas por Internet. Desde entonces, las empresas cuentan con una herramienta útil para canalizar las quejas hacia espacios de la Red que pueden controlar: la página de la red social propia de la empresa. Desde allí, la atención al cliente puede ser personalizada e inmediata y, ante la imposibilidad de solventar el problema, se dispone del control de los mensajes y de la posibilidad de rebatirlos en un mismo espacio, con la ventaja cronológica de decir la última palabra, de manera que la crítica quedará sepultada entre enlaces antiguos en los buscadores internos.

Sólo en pocos casos será posible la actuación jurídica requiriendo al autor de la difamación la retirada de sus palabras de su blog o foro y, en su caso, llegando a tribunales para exigir una compensación económica.

Por regla general, una vez migrados los clientes a las redes sociales en las que se tiene presencia, bastará con un mejor posicionamiento de las páginas propias para evitar que alguna crítica aparezca en las primeras posiciones de los buscadores.

Un concepto distinto de reputación para el buscador
Los buscadores utilizan también el concepto de reputación para elaborar los cálculos de posicionamiento de las direcciones web en las páginas de resultados, aunque es muy distinto. Para los buscadores, la reputación de una URL depende de factores onsite y onpage, es decir, del dominio y servidor y de la programación de la página, y pueden suponer una puntuación positiva o negativa para lograr un mejor posicionamiento.

El análisis del historial del registrante del dominio y del dominio, de la construcción de la página web y de la evolución positiva en el tiempo son elementos clave que ponderan para un correcto posicionamiento.

Es importante que el dominio no haya sufrido muchos cambios de servidor o de registrante a lo largo del tiempo, que no haya estado alojado en servidores que hayan producido spam o malware, que el registrante no esté vinculado a otros dominios penalizados, que utilice otros servicios para webmasters del buscador y que constantemente haya producido mejoras en el rendimiento del website.

También es importante que la página web mantenga un estándar tecnológico firme y de calidad, con una construcción semántica y accesible, sin haber recibido penalizaciones por links rotos o malware; que tenga una alta velocidad de carga, utilice los recursos de programación para optimizar el rastreo de los buscadores y esté actualizada de forma constante y con frecuencias claras.

Todos estos elementos constituyen la reputación para el buscador y demuestran que el propietario del website tiene una voluntad de mejora y de continuidad de su negocio/presencia en Internet, que es tecnológicamente honesto y capaz, con voluntad de ser referente en su segmento y en quien cualquiera confiaría para comprarle un producto.

Así se consigue también un mejor posicionamiento.