Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Criterios a favor y en contra para mostrar precios de productos en Internet”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Criterios a favor y en contra para mostrar precios de productos en Internet” de la sección Tendencias

Criterios a favor y en contra para mostrar precios de productos en Internet

Análisis de las opciones de publicar precios en Internet
Análisis de las opciones de publicar precios en Internet

La posibilidad de ofrecer precios de productos y servicios desde los catálogos en páginas web siempre causa controversia en el seno de las empresas que se plantean la disyuntiva. La opción tiene aspectos comerciales positivos y, también, negativos desde una perspectiva comercial. Sin embargo, la previsible evolución tecnológica invita a considerar la presentación pública de las tarifas desde nuevas perspectivas más rentables para la empresa.

Cada sector económico tiene sus propias reglas comerciales que implican descuentos, rappels, obsequios, rebajas y tarifas muy diferenciadas por segmentos de clientes, tipos de riesgo y situaciones de competencia. Por lo tanto, la decisión de mostrar o no los precios de tarifa tendrá condicionantes internos y externos propios del negocio.

La negativa a ofrecer los precios de venta al público (PVP) suele motivarse en la reacción de la competencia, el miedo a tener precios superiores a los competidores, el temor a afectar los canales habituales de distribución o los clientes habituales, que tienen precios especiales. Todo ello, independientemente de que el website comercial disponga o no de tienda on line.

Sin embargo, la evolución tecnológica de los buscadores, que son los que deben aportar más de un 70% de las visitas directas a las páginas de los productos, impone sus propios criterios. Los grandes buscadores de tipo crawler (Google o Bing, por ejemplo) se están reprogramando desde las perspectivas de ofrecer una respuesta en tiempo real y de presentar el resultado más eficiente y ajustado, para que sus usuarios no pierdan el tiempo.

Precios y buscadores
La primera de las características implica que cualquier cambio que se produzca en el website será recogido, indexado y presentado de forma inmediata a los usuarios del buscador. Es decir, si el producto X hoy tiene el precio Y y mañana cambia al precio Z, el buscador ofrecerá hoy el producto X actual y mañana al nuevo importe. No se ofrecerán datos —y por lo tanto precios— antiguos.

La segunda tendencia supone afinar los resultados. Google ofrece dos tipos de programación exclusiva para productos comerciales —lenguaje RDFa y fragmentos de Microformats— que permite identificar algunos datos de los productos: denominación, referencia, características, fabricante, precio… Esta programación le permite al buscador seleccionar de forma inmediata el importe y mostrarlo directamente en sus páginas de resultados, de forma que, junto a la dirección URL de la página, en verde, ofrece en Estados Unidos el precio del producto.

El usuario del buscador, por lo tanto, encuentra ya el precio y puede elegir visitar la página del vendedor o no, ahorrando tiempo. Interdixit ya está utilizando este tipo de programación en algunos de sus websites.

Otras consideraciones
Las dos circunstancias son las que condicionan tecnológicamente la decisión de mostrar o no los precios en un website. Aún así, hay que tener en cuenta otros aspectos de la decisión:

  • Un website debe ofrecer la mayor parte de información tecnológica y de condiciones de venta de un producto, por lógica del medio. Cualquier competidor puede tardar más o menos en obtener los  datos técnicos, las condiciones de venta e incluso el precio de venta a un gran cliente, pero lo acaba teniendo. Así que puede considerarse que no vale la pena perder el tiempo intentando protegerse de lo inevitable y centrar los esfuerzos en las ventajas competitivas adquiridas.
  • Los ejes de valor de cualquier producto siguen siendo el precio y la calidad. Si no se puede competir con el precio, debe ofrecerse mayor calidad, valores añadidos excepcionales o una gran satisfacción tanto en el consumo como en el proceso de venta. El fracaso en Internet sería la traslación del fracaso en los canales tradicionales.
  • Cualquier venta se fundamenta en la confianza que inspira el vendedor, con un peso en la decisión de compra muchas veces definitivo. La transmisión de una imagen de confianza es básica también en Internet.
  • Una oferta de precios no debe incluir engaños ni reclamos falsos. Si existen sobre precios o costes ocultos hay que indicarlos. Y si estos no son cuantificables objetivamente, deben explicarse claramente: transportes, volúmenes, consumos, extras indispensables, costes financieros… Todo debe estar claramente indicado en el mismo lugar.
  • Las políticas de descuentos deben estar claramente identificadas y ser racionales, aunque para los clientes antiguos y previos a la nueva categorización se mantengan precios especiales. Cuanto menos cambios se produzcan en las políticas de descuentos, rappels u obsequios, mayor confianza se inspirará.
  • Los clientes pueden acceder de forma exclusiva y oculta a sus “precios especiales”. Tecnológicamente es posible y relativamente sencillo que para el gran público se muestre un PVP y a los clientes registrados e identificados en el sistema se les presente el precio real, inferior, que se les cobra.

Llegará el momento no muy lejano en el que al buscar un producto en Google u otro buscador se obtenga una lista de vendedores y fabricantes. Y probablemente cada uno tendrá un importe distinto.

Es probable que sólo vendan los que aparezcan mostrando el precio. Y de estos, los que ofrezcan más calidad, mayor valor añadido, más confianza o mejor precio.