Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Debate: ¿Los websites tienen demasiados botones de redes sociales? (y II)”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Debate: ¿Los websites tienen demasiados botones de redes sociales? (y II)” de la sección Tendencias

Debate: ¿Los websites tienen demasiados botones de redes sociales? (y II)

Botón +1 de Google
Botón +1 de Google

Las preguntas ¿Cuántos botones hay que ofrecer?, ¿Sirven para algo realmente?, ¿Son seguros? y ¿A quién benefician, al website o a la red social? sobre los botones de redes sociales en los websites son el eje de un debate sobre cuestiones de marketing on line, desarrollo web, posicionamiento, usabilidad y utilidad real de estas herramientas. Si en el artículo precedente se establecían las utilidades y características de los botones disponibles, con acento especial en el I Like de Facebook, en esta segunda y última parte, se aborda el botón +1 de Google, cuestiones de diseño y usabilidad, rendimiento del website y seguridad.

El futuro botón +1 de Google
El próximo botón +1 de Google nace de una necesidad. Sistemáticamente, muchos usuarios han desactivado la barra de búsquedas de Google de sus navegadores por problemas de compatibilidades tecnológicas y rapidez de carga de las páginas, de modo que el buscador ha ido perdiendo datos esenciales que utilizaba para el cálculo del posicionamiento de las páginas web. Estos datos se obtenían automáticamente desde la barra y frecuentemente sin que los usuarios supieran que estaban colaborando con Google.

Entre los datos que el buscador recibía figuraban, a grandes rasgos, los horarios de navegación, el tiempo real de visibilidad de la página de resultados, el uso de los menús de paginación de resultados, el uso de la publicidad en Adwords, el reinicio de búsquedas para los mismos parámetros, la modificación de criterios de búsqueda, la recurrencia de los criterios de búsqueda en sesiones distintas, los clics realizados en la página de búsqueda y sus tipologías, la duración de la visita y el rebote en la URL-resultado y, lo que en este caso es más importante, la elección realizada en el menú de 10 respuestas de Google. Es decir, si se considera que el resultado en la tercera posición es más importante que el que se muestra en la primera, por ejemplo.

Con todos estos datos, Google perfilaba las posiciones para las búsquedas. Ahora, tras perder buena parte de las fuentes, el buscador ha inventado una nueva forma de obtener los datos de elección en pantalla.

El botón +1 sirve al usuario registrado en Google para dar un voto a favor a uno de los resultados que se le sirven para una búsqueda y sólo está activo desde la página del buscador. Evidentemente, la mecánica de la idea no es completamente operativa en sí misma, porque cuando el usuario ha seleccionado un resultado ya no está en la página del buscador y no volverá atrás para votar. Así que Google ha previsto dotar a los administradores web de un botón que realiza esta función desde la hipotética página de destino.

De hecho, el futuro +1 traslada la transmisión de datos de la navegación del “buscante” al administrador del website de destino, lo que en Europa podría considerarse una captación y uso de datos personales fraudulenta, que se agrava en combinación con los datos captados por el sistema de estadísticas Google Analytics.

Además, el administrador del website ignora para qué términos o de qué calidad de búsqueda está siendo promocionado en Google cuando alguien le vota. Ignora si se trata de una palabra circunstancial que el buscador ha considerado keyword de búsqueda o si se trata de un long-tail (concatenación de palabras clave, para lo que, en todo caso, nunca necesitaría un “voto” de usuario.

Cantidad de botones, velocidad y seguridad
Junto a todas estas circunstancias descritas, la existencia de estos botones afecta otros aspectos no menos importantes. Por una parte, algunos foros de diseñadores de interfaces web se preguntan cuántos de los botones son realmente necesarios y útiles, para disponerlos de forma que resulten rápidamente accesibles para los usuarios. Evidentemente, ponerlos todos no resulta ni práctico ni útil. Y sólo se puede considerar beneficioso desde la perspectiva del posicionamiento si la programación es HTML (sin JavaScript) y está integrada en la página, de manera que los buscadores lo valoren como un enlace.

Si, por el contrario, están programados con JavaScript —la mayoría—, no aportan absolutamente nada, salvo su facilidad de integración en CMS Open Source (WordPress, Drupal, Joomla). Es más, cualquier experto en seguridad web no recomendaría nunca la implantación de estos botones debido a las puertas que pueden abrir al estar programados con un JavaScript externo y generar iframes en la página propia.

Esta dependencia externa, además, puede penalizar el rendimiento y velocidad de carga del website, desde una perspectiva de análisis Web Performance Optimization (WPO), al llamar a numerosos archivos externos al dominio en uso.

La elección final queda a manos del administrador de cada website.