Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Descuentos y regalos a cambio de ‘tweets’ publicitarios”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Descuentos y regalos a cambio de ‘tweets’ publicitarios” de la sección Tendencias

Descuentos y regalos a cambio de ‘tweets’ publicitarios

Esquema viral del mensaje
Esquema viral del mensaje

Los pequeños negocios de venta en Internet han tenido una evidente necesidad de realizar publicidad de forma efectiva dentro de unos reducidos márgenes presupuestarios. De este modo ha nacido la tendencia a convertir los ‘tweet’ de los clientes en descuentos y regalos que se canjean rápidamente y que, a su vez, pueden atraer a otros clientes.

La monetización —este sería el uso idóneo de la expresión, aunque en Internet se refiere con frecuencia a convertir un servicio gratuito en uno de pago obligado— de los tweet y enlaces en redes sociales como FaceBook y Tuenti pretende aprovechar el método de difusión boca-oreja entre todos los seguidores que tenga el cliente en las redes sociales, facilitando el reenvío —retweet— de forma ilimitada y piramidal, obteniendo resultados publicitarios ciertos y verificables de forma exponencial.

En este esquema, el cliente que tenga más amigos en su o sus redes sociales podría verse beneficiado con mayores descuentos u obsequios de más valor, puesto que el envío, valoración y venta son simultáneos. Por ejemplo, un usuario que tenga 50 seguidores en Twitter y 200 FaceBook, podría beneficiarse de un descuento o de la gratuidad de los costes de envío de un artículo —un libro o una camiseta, por ejemplo—, lanzando un tweet y escribiendo en su muro un mensaje-enlace predeterminado por la empresa. El vendedor sólo debería ser admitido en las redes sociales del cliente para ver cuántos “amigos” tiene y calcular el descuento.

Anunciar vino en las redes sociales
Un mensaje de Twitter, a modo de ejemplo, podría ser: “Hoy cenamos en casa con Néspola, vino tinto de 2007 de las bodegas Muradine http://d.pr/7pLj Vino buenísimo a 12 euros/botella”. En FaceBook el mensaje podría ser similar, pero con la fotografía de la botella.

Para el vendedor, el producto estrella, con los enlaces para comprarlo y el precio se estarían difundiendo entre usuarios de redes sociales con intereses, en principio, comunes al cliente y, con sólo una venta, estaría llegando a 250 personas que desconocen su marca. Además, los mensajes podrían ser replicados en el futuro por los receptores en un efecto viral, de modo que la publicidad seguiría viva y podría controlarse mediante herramientas como Backtype, que analiza la audiencia de enlaces en las redes sociales.

A cambio, el comprador probablemente podría ahorrarse una parte del coste de envío o recibir una botella de degustación de otros vinos o licores de la firma, con el objetivo de que en el futuro pueda pedirlas también.

De forma parecida a este tipo de publicidad inmediata y duradera, eficiente y económica, han surgido empresas como la germanoamericana Social Whispers que, mediante un botón a introducir en websites, permite convertir el click en monedas que pueden emplearse en uno o más comercios on line.