Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“El riesgo de desentonar en los grupos de LinkedIn”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “El riesgo de desentonar en los grupos de LinkedIn” de la sección Tendencias

El riesgo de desentonar en los grupos de LinkedIn

La red social profesional por excelencia, LinkedIn, ha introducido una característica de moderación automática en sus grupos. El sistema aplica de forma generalizada criterios de sanción personales cuando un usuario es penalizado por el moderador de un grupo. El efecto puede utilizarse para limitar la propagación de los mensajes de los competidores.

Los grupos de LinkedIn son uno de los factores de difusión personal más importantes de la red social. Cada vez que se publica algo en el grupo, todo el contenido de la petición pasa a engrosar el social graph personal del usuario, permitiendo que sea más fácilmente localizable cuando se produce una búsqueda de aquellos términos que cita en su texto.

Además, por supuesto, los grupos son marco de debate, de petición de ayuda y de comprobación de la salud de los sectores productivos.

El éxito de los grupos reside en la capacidad multiplicadora de los mensajes en un mismo sector, en la mejora de la apreciación del historial profesional en la red social y en el efecto de generación de flujos de navegación hacia los sitios web personales. En cuantos más grupos se está activo, los resultados son mejores.

Una sanción que se convierte en muchas sanciones
La importancia del nuevo sistema automatizado de LinkedIn está relacionada con la presencia y actividad personal en varios grupos. Cuando uno de ellos está moderado, el administrador del grupo puede bloquear y borrar a uno de los miembros de forma arbitraria.

Por regla general, la moderación se produce cuando no se cumplen la reglas internas, cuando los mensajes están fuera de lugar o se alejan del tema principal y cuando el comportamiento de su autor es ofensivo o de muy mal gusto. Pero, realmente, las razones dependen del criterio del moderador.

El efecto actual es que los mensajes del contribuyente censurado automáticamente son filtrados en todos los demás grupos en los que participe. La contribución, aunque se ciña a las normas y a las buenas maneras, no se publicará automáticamente y dependerá de que todo el equipo de dirección del grupo lo apruebe.

La medida de LinkedIn es su respuesta a la propagación de spam y supone que un contenido de valor puede pasar días y semanas sin publicarse, en función del número de miembros del equipo de moderación y de su frecuencia de conexión a la red. Por lo tanto, se convierte en una herramienta que anula la capacidad comunicativa de los competidores en todos sus ámbitos.

La red social recomienda a los participantes en grupos que utilicen los 15 minutos de revisión que concede el sistema para reflexionar sobre si el contenido es apropiado o no.

Un afectado siempre podrá dirigirse a los administradores del grupo que le interese y solicitar que cambien los permisos de publicación para ese ámbito concreto. Y confiar en que le permitirán publicar de forma autónoma.