Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Factores que determinan el posicionamiento en buscadores”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Factores que determinan el posicionamiento en buscadores” de la sección Posicionamiento web

Factores que determinan el posicionamiento en buscadores

El foro abierto por Search Engine Journal (SEJ) en Internet ha permitido elaborar una lista con más de un centenar de los factores que Google tiene en cuenta para determinar la posición en sus resultados de una página web. Todos estos factores permiten a los creadores de páginas y portales web operar para optimizarlos logrando lo que se denomina “posicionamiento natural”, es decir, que el website obtenga sin ninguna inversión posterior una buena colocación en las listas de resultados de los buscadores.

Con frecuencia, portavoces de Google indican que la determinación de un lugar en sus listas de resultados para una dirección web es fruto de un algoritmo en el que intervienen 200 variables, aunque nunca han revelado más que tres o cuatro factores sobre los que se puede incidir realmente: semanticidad de la página, correo electrónico accesible, coincidencias en títulos, código META y URL —recientemente—, de las palabras clave, etcétera. Los portavoces nunca han querido precisar, indicando que estos elementos tienen distinto valor.

SEJ concluye que los distintos factores ponderan de forma distinta dentro de grupos de factores que, nuevamente, ponderan para establecer un resultado. A grandes rasgos, estos elementos son:

  • Idioma del contenido.
  • Exclusividad del contenido.
  • Porcentaje de contenido real respecto del código para mostrarlo.
  • Contenido enlazado y con enlaces dentro de la página web.
  • Porcentaje de contenido de la página web sin enlaces internos o externos.
  • Coincidencia de las palabras clave con búsquedas estacionales (“verbena” por San Juan, por ejemplo).
  • Construcción semántica de la página.
  • Etiquetación de los elementos auxiliares de la página que faciliten su uso.
  • Tipología de la web (tienda, catálogo, carta de servicios, blog, divulgación…).
  • Ausencia de contenido clave penalizado: términos establecidos por Google y comunes en los casinos on line, páginas pornográficas o determinados foros de contactos sexuales.
  • Identificación de las imágenes por medio de etiquetas de texto alternativo.
  • Concesión de permiso a Google para la indexación de las imágenes.
  • Programación con elementos de Microformats o RDFa para la elaboración de snippets (el texto y enlaces en azul que muestra junto a la URL del resultado).
  • La puntuación del texto (la ausencia de puntuación en largos párrafos de texto se interpreta como una maniobra fraudulenta e intencionada y se penaliza).
  • La coincidencia ortográfica con los correctores de Google (las faltas de ortografía penalizan).
  • El hecho de haber sido objeto de un cracker y ofrecer contenido malicioso.
  • El número de enlaces internos a una página dentro del website.
  • El número de enlaces internos con un mismo título (title) y la misma identificación textual del interface.
  • El número de enlaces internos a una página desde el cuerpo de texto.
  • El uso de etiquetas y excepciones de indexación y seguimiento para robots y para Google.
  • La existencia de sitemaps.xml correctamente actualizados.
  • La existencia de otros métodos de comunicación al buscador de cambios en contenido: ror.xml, urllist.txt, sitemap.html, etc.
  • Establecimiento de la frecuencia de paso para el crawler de Google.
  • Número de páginas del website.
  • Antigüedad del website.
  • Contenido fiable del website: avisos legales, política de privacidad, certificados de conformidad tecnológica, FAQ…
  • Antigüedad del dominio.
  • Longitud del nombre del dominio.
  • Publicidad del nombre del propietario del dominio en servicios WHOIS.
  • Nivel general del dominio (véase “La elección del mejor dominio”).
  • Nivel nacional del dominio (se valora más el .es que el .com.es).
  • Existencia de subdominios.
  • Existencia de redirecciones no permanentes.
  • Existencia de marcos e iframes sin alternativas de accesibilidad.
  • IP del dominio.
  • Número de cambios de IP del dominio.
  • Número de cambios de propietario/administrador del dominio.
  • Aparición de las palabras clave del website en el nombre del dominio.
  • Aparición de las palabras clave del website en la URL y título de la página web.
  • Referencias en otros websites al dominio pero sin enlace.
  • Referencias (referers) con enlace desde otros websites.
  • Uso de herramientas de Google (Google Maps) en el contenido.
  • Identificación del ámbito geográfico de operación ante Google.
  • Localización geográfica del servidor.
  • Nivel de fiabilidad del servidor (períodos de tiempo sin caídas).
  • Estandarización tecnológica (conformidad CSS y XHTML o HTML).
  • Carga de estilos, JavaScript y Ajax desde archivos externos.
  • Accesibilidad básica del website.
  • Uso de código canonical para la identificación de contenido repetido.
  • Uso de cookies.
  • Uso de publicidad de Google (Adwords o Adsense).
  • Volumen y afluencia de visitantes.
  • Procedencia geográfica de los visitantes.
  • Nivel de rebote (entrar y salir de un website por una misma página, sin visitar ninguna otra más).
  • Patrón de conducta de los visitantes sin rebote: entrada, navegación intermedia y salida.
  • Cantidad de clicks en la URL dentro de las páginas de resultados de Google.
  • Nivel del dominio del visitante (mejor .com que .biz).
  • Algoritmo del dominio que enlaza con el website (si obtiene mejores resultados, se consigue una mejor valoración).
  • Posición de los enlaces en el cuerpo de texto.
  • Presencia de enlaces recíprocos con redes sociales (Facebook, Twitter, FriendFeed, YouTube, Blogger…).
  • Actividad continuada en las redes sociales enlazadas: Facebook, Twitter, Posterous…
  • Frecuencia de actualización del website.
  • Código META correcto e individualizado en cada página.
  • Correo electrónico de contacto en cada página.
  • Formulario de contacto desde el website.
  • Sitemap con la estructura de navegación del website.
  • Antigüedad de la página.
  • Porcentaje de modificaciones de la página.
  • Identificación de idiomas distintos en una misma página.
  • Tiempo de carga de la página.
  • Profundidad de la página dentro del esquema de navegación vertical del website.
  • Número de enlaces hacia la página desde el resto del website.
  • Número de enlaces hacia la página desde otros websites.
  • Cantidad de enlaces hacia otros websites.
  • Porcentaje de enlaces salientes desde el website o portal hacia otros websites.
  • Porcentaje de enlaces salientes desde la página hacia otros websites.
  • Evitar errores en enlaces y páginas con estatus 404.
  • Evitar el linking (enlaces a páginas de enlaces para aumentar artificialmente el número de referers de aquéllas).
  • Enlaces de intercambio: enlaces a páginas con contenido nulo o penalizado que permiten aumentar el número de referers.
  • Hotlinking: uso de imágenes en otros servidores o dominios.
  • Diversidad temática de los enlaces externos hacia el website.
  • Citas al dominio desde Wikipedia o DMOZ.
  • Enlaces desde espacios de bookmarking: Menéame, Del.icio.us, Diigo, etcétera.
  • Cantidad de palabras clave (se penaliza el abuso de las palabras que no se muestran en el website o página).
  • Detección de compra de enlaces.
  • Detección de venta de enlaces.
  • Aparición de spam en comentarios, foros, etcétera.
  • Cloaking (ocultar el contenido real mostrándole a Google una interfaz y contenido distinto al que ven los usuarios del website).
  • Uso de textos ocultos por medio de JavaScript, CSS, escondido con el mismo color de fondo… Es especialmente perjudicial ocultar las direcciones de correo electrónico.
  • Historial de penalizaciones antiguas del dominio o propietario.
  • Redirecciones erróneas.

A esta lista se añadirán otras opciones posibles. De forma genérica, estos criterios son comunes a los otros crawlers existentes: Yahoo-Overture, Bing-Microsoft, etcétera.

Para la mayoría de estos factores resulta posible incidir en el momento de creación del website, siempre que esté a cargo de profesionales como Interdixit. El resto de los factores corresponden a la explotación del proyecto por parte de sus propietarios: una buena selección de contenidos, una buena estructuración de los mismos, una mejor redacción y la adopción de unas rutinas y frecuencias constantes de actualización. Así, sin inversión posterior, será posible disponer de un buen posicionamiento.