Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“La actualización Pingüino de Google envía al ‘purgatorio’ a 2 de cada 3 webs”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “La actualización Pingüino de Google envía al ‘purgatorio’ a 2 de cada 3 webs” de la sección Posicionamiento web

La actualización Pingüino de Google envía al ‘purgatorio’ a 2 de cada 3 webs

Evolución de un sitio tras Pingüino (fuente: PotPie Girl)
Evolución de un sitio tras Pingüino (fuente: PotPie Girl)

Las dos terceras partes de los websites en inglés han perdido hasta 30 posiciones en las páginas de resultados del buscador Google tras la implantación de la actualización Pingüino de su algoritmo de posicionamiento. De momento parece que en el resto de idiomas no ha entrado la actualización en funcionamiento o lo está haciendo en segmentos muy reducidos de control para verificar su funcionamiento.

Pingüino es el nombre de la actualización del motor de búsqueda Panda de Google y entró en funcionamiento el 24 de abril. El objetivo de Pingüino, según los responsables del buscador, es combatir el contenido malo o pobre en sus páginas de resultados, favoreciendo el contenido de mayor calidad. Concretamente, se citaban las páginas sobreoptimizadas y con un exceso de SEO y los contenidos escritos para el buscador, no para visitantes humanos.

La activación del nuevo algoritmo penaliza a todos los sitios sospechosos con una gran pérdida de posiciones, aunque con un funcionamiento normal de la dirección. Es decir, todas las URL funcionan correctamente interactuando con el buscador, pero una media de 30 posiciones (3 páginas de resultados) más allá de su posición inicial. Esta característica ha sido denominada “purgatorio” en el sector SEO, porque no es una sanción ni una penalización, sólo un retraso.

En el gráfico adjunto se observa la evolución de un sitio norteamericano que ocupaba una posición media para su palabra clave de 14, frente a su competencia (en verde). Este mismo sitio, al día siguiente ocupa la posición 48 y va descendiendo a lo largo de los días, con oscilaciones muy cortas, lo que indica que la optimización sigue funcionando, aunque muy retrasada.

La muerte de la palabra clave y el buzón de quejas de Google
Los propietarios y gestores de los sitios afectados se han quejado de la poca calidad de los contenidos de los websites que ahora ocupan los primeros resultados. En algunos foros de profesionales SEO se exige la destitución de los responsables de calidad de Google y se alerta de la pérdida de valor de las palabras clave objetivo, en detrimento del long-tail (cadenas de texto) y del abandono del EMD (Exact Match Domain, técnica que lleva introducir la palabra clave objetivo en el nombre del dominio).

Según los estudios A/B realizados, han perdido valor como factores esenciales de posicionamiento. Del mismo modo, estos estudios ponen también en cuestión la eficiencia de ofrecer botones para la valoración del contenido en redes sociales (+1, Me gusta…) y para compartirlo (Pin-it, Tweet…).

Las quejas son tan abundantes que Google ha abierto una página-formulario en el que los afectados pueden explicar su caso para que el buscador lleve a cabo una revisión por palabra clave.

Entretanto, conviene realizar una revisión urgente de los websites actuales, antes de que Pingüino los pueda afectar. Por regla general será necesario revisar la densidad de palabras clave en el contenido, la calidad y estandarización en la programación de la página y observar cómo están construidos los enlaces hacia el sitio, incluidos los internos.

Por estudios comparativos de ingeniería inversa se considera que el 60% de los enlaces deberían incluir el nombre de la marca/institución en el texto de anclaje (el texto englobado por la etiqueta de enlace). El 30% debería incluir frases en lenguaje natural con las palabras clave adecuadas a aquello que se exprese buscando la concordancia amplia (long-tail en anclaje), y el 10% restante debería incluir el texto exacto del título de la página de destino en el anclaje. En todos los casos, utilizando el atributo title del enlace como modificador de las palabras clave.