Usted se encuentra en:

Idiomas disponibles:

Posicionamiento web La atribución de fuentes on line y la necesidad de periodistas comisariando contenidos

Casi por aclamación, en los encuentros tecnológicos del South by Southwest Interactive, que se celebran estos días en Austin (Estados Unidos), se ha aprobado un código visual para atribuir el contenido que ha sido comisariado de otros websites. La propuesta partió de los curators de Internet, aunque los periodistas profesionales ya debatían desde otoño cómo articular un código de conducta para la protección de los derechos de creación de contenidos. Los nuevos símbolos, sin embargo, sólo ponen de manifiesto la necesidad de que la curación o comisariado de contenidos sea desarrollado por periodistas de carrera, que tienen asimilado el respeto y tratamiento adecuado de las fuentes.

Los símbolos presentados por la Maria Popova, autora del website de contenido comisariado Brainpickings, sirven para identificar al autor de la fuente original vampirizada y para reflejar el visto bueno del autor original a una recreación de su contenido. Ambos símbolos antecederán al nombre y enlace del autor original:

  • Sustituye a la palabra via, utilizada en blogs y redes sociales.
  • Se empleará para indicar que el autor (cuyo nombre y enlace antecede) ha dado su visto bueno a la nueva presentación del contenido.

En la sesión de Austin estuvo presente el escritor y periodista David Carr, de The New York Times, quien explicó que de modo simultáneo a la iniciativa de Popova, profesionales del periodismo con responsabilidades en las redacciones de Esquire, The Atlantic, New York Magazine, The New York Observer, la agencia on line Longreads y Slate analizaban en un grupo de trabajo la idea de Simon Dumenco, de Advertising Age, para proponer un código de comportamiento on line similar.

Código común para problemas distintos
El comisariado de contenidos o curation es, a grandes rasgos, la recuperación, reorganización y presentación de contenido propio antiguo o adyacente con fines de notoriedad instantánea (social curation), posicionamiento y marketing de contenidos (web curation), gestión interna del conocimiento de una empresa o institución (content curation) y producción informativa en medios de comunicación de masas (news curation).

Los objetivos, tiempos de ejecución y consumo, estrategias informativas y ámbitos de aplicación son distintos, pero comparten con los usuarios de internet no profesionales la explotación de los nichos de contenido identitario, apropiándoselo. En otras palabras, un aficionado, por ejemplo, abre un microblog gratuito y empieza a coleccionar allí imágenes de latas de cerveza captadas desde otras webs de Internet usando hotlinking. Este usuario no profesional está comisariando un tipo de contenido sin atribuir ninguna fuente.

Para Maria Popova y otros curators el problema reside en que su trabajo de recuperación de contenidos, reelaboración y presentación en su blog es, posteriormente, comisariado por terceros sin citarla como curadora. Para el grupo de trabajo de periodistas profesionales, el problema es que en la curación tampoco se atribuye el origen de toda la información: un trabajo profesional en medios profesionales.

Carr recoge, por ejemplo, la queja constante del comportamiento poco profesional de The Huffington Post, un aglutinador de contenidos. Según indica, los redactores de este nuevo intermediario reescriben por completo los textos encontrados por Internet, sin aportar ningún dato nuevo y, sin embargo, ofreciendo un enfoque más agresivo, además de eliminar casi por completo los enlaces a fuentes originales y, con frecuencia, sin atribuir el medio del que han fusilado la información.

En ambos casos, periodistas y blogueros, el objetivo era conseguir un logotipo que actuara de sello de calidad, de manera que el lector viera que la página que visita se adhiere a una norma productiva común.

Las críticas al código no se han hecho esperar. Para muchos autores en Internet el valor añadido es prácticamente nulo, porque los aglutinadores de noticias y las granjas de contenido, que vampirizan el material informativo interesante, eliminarán los enlaces a los autores originales para evitar la salida de los lectores de sus páginas web. Otros, además, aducen que cuando un contenido es recuperado y vuelto a recuperar, se pierde progresivamente el rastro del autor original, destacándose el curator inmediato y no el creador del contenido original.

Periodistas de carrera para la ‘web curation’
En cualquier caso, la única ventaja que presenta el nuevo símbolo para via es que reduce, en Twitter, tres caracteres a un único símbolo tipográfico, ganando espacio para el mensaje.

La controversia que se intenta solucionar con el código, aún así, sólo pone de manifiesto que se hace necesario encargar a profesionales del periodismo con oficio y de carrera el comisariado de contenidos en cualquiera de los cuatro ámbitos de explotación. Los licenciados en Ciencias de la Información o Comunicación tienen interiorizados procedimientos de identificación de fuentes, atribución de contenidos, verificación de informaciones, contratación, jerarquización temática y redacción orientada a la lectura digital o al posicionamiento web, además de utilizar herramientas y recursos multimedia.

Estos son conocimientos que se adquieren con años de carrera y se asimilan con años de experiencia y muy pocos aficionados, aunque hayan participado en cursos de community manager o de uso profesional de redes sociales y sean capaces de expresarse con dignidad utilizando medios escritos, pueden disponer de una forma eficiente y rentable.

Los curators aficionados, cuando no prescinden de las fuentes, dejan de atribuirlas correctamente utilizando el lenguaje web estándar.

Por ejemplo, cuando se cita un fragmento de una obra impresa o se introduce una cita directa en la que el párrafo de presentación es más breve que la reproducción, en lenguaje HTML se utiliza la etiqueta blockquote con la URL, si procede, indicada en código oculto. Además, si el lenguaje es HTML5 y se decide citar de forma directa la obra o autor de la reproducción se puede utilizar dentro del blockquote la etiqueta footer:


 <blockquote cite='http://www.dominio.com/pagina_original_de_la_fuente.html'>      Gran parrafada de texto      <footer>Nombre del autor, <a href='http://www.dominio.com'>Su web</a></footer>  </blockquote>

Si la cita es indirecta o es breve y se produce dentro del cuerpo de texto, en lugar de entrecomillarla, se marca con etiquetas HTML, para que el navegador reproduzca las comillas correspondientes:


 <p>La persona citada dijo: <q>Aquí escribimos la frase que dijo.</q></p>

El autor de la página que se está leyendo en Internet se identifica siempre con una etiqueta address. La etiqueta identifica al autor o autores de la página (con su URL o dirección de correo electrónico de modo opcional), no al autor original ni a las fuentes citadas. Y mucho menos sirve para dar una dirección de correo o postal del website.


 <address>Nombre del autor, <a href='http://www.dominio.com'>Su web</a></address>

Y cuando se citan títulos de libros, cabeceras de medios de comunicación, programas de televisión, títulos de ensayos, poemas o películas, se emplea en HTML5 la etiqueta cite:


 <cite>Nombre del periódico citado</cite>

De este modo, sin utilizar ningún otro código adicional, se respeta la autoría de todos los contenidos, manteniendo su valor original e incrementándolo. Pero esta tarea sólo la realizarán correctamente profesionales del periodismo.

Noticias

Avisos legales y datos de contacto

Telf: 654 70 36 40