Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“La inversión en ‘web curation’ alcanza los 150 millones de dólares en EEUU”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “La inversión en ‘web curation’ alcanza los 150 millones de dólares en EEUU” de la sección Tendencias

La inversión en ‘web curation’ alcanza los 150 millones de dólares en EEUU

Oliver Starr, directivo de Pearltrees, una de las aplicaciones de agregación más utilizada para el comisariado de contenidos, calcula que en el primer semestre de 2012 las empresas han invertido 150 millones de dólares en la recontextualización de contenido de terceros en sus websites. Esta cifra supone más de 4 millones de registros en Internet. Ante una perspectiva de crecimiento exponencial de este mercado, el 31 de julio se celebrará en Nueva York el primer congreso sobre esta estrategia y sus técnicas aplicadas a las redes sociales.

El Social Curation Summit está dirigido a especialistas de marketing, publicistas, community managers, relaciones públicas y editores de webs corporativas de empresas y no abordará de lleno las otras vertientes del contenido comisariado: content curation, web curation y news curation.

Esta gran cifra de inversión de las empresas en este tipo de contenido está suponiendo, además, un crecimiento del abanico de comisarios de contenidos. Cualquier bloguero, diseñador o técnico en SEO de bajo nivel cree estar capacitado para realizar esta tarea y se ofrece comercialmente a empresas e instituciones para comisariar contenidos aprovechando la moda imperante. Sin embargo, las características y técnicas que plantea este tipo de tarea requieren un profesional con formación periodística para que los resultados no sean contraproducentes.

Procedimientos y efectos controvertidos de la ‘curation’
A medida que va consolidándose la tendencia, van surgiendo nuevas cuestiones que suscitan el debate sobre la conveniencia y modos de uso de esta obtención barata de contenidos de calidad. Algunos de los debates abiertos son:

  • Preservación de la integridad del mensaje: Puesto que el contenido comisariado es muy barato, no tardará en producirse el caso en que un mensaje sea fruto de un mensaje comisariado, que a su vez lo sea de otro también comisariado, y así sucesivamente, de manera que la esencia se haya desvirtuado y —existe la posibilidad— diga lo contrario de lo que se pretendía originalmente.
  • Formación de la empresa sobre lo que es contenido comisariado: Existe, porque quienes lo están practicando no saben más, una gran confusión entre lo que es contenido agregado —reemitido o copiado literalmente del original, sin modificaciones— y comisariado —enriquecido, desbrozado, recontextualizado o reformateado—. Pero además también existe una gran confusión entre lo que es una simple cita o selección de hiperenlaces y el contenido comisariado. No todo el que paga por contenido comisariado recibe lo que compra.
  • Recompensa a la fuente original: Se está debatiendo sobre cómo recompensar o aportar nuevo valor al creador original del mensaje. Una de las posibilidades es la modificación o introducción de un cuerpo de texto anexo o despiece con los títulos y enlaces de los textos comisariados que han emanado del texto original. Para ello sería necesario establecer un protocolo de comportamiento que no se respeta actualmente, en la mayoría de los casos porque se ignora por completo la atribución de fuentes y se carece de formación periodística.
  • Creación de liderazgo sobre contenido ajeno: Algunas compañías medias y pequeñas de Estados Unidos están dedicando todos sus esfuerzos en la inversión en contenido comisariado, que produce un gran cantidad de contenido a un precio reducido. Su objetivo es convertirse en líderes en su propio sector, pero con contenido recontextualizado de terceros, lo que parece, desde la perspectiva del marketing orientado al consumidor, muy poco recomendable. El cliente final necesita conocer la opinión del vendedor, y éste no tiene. Sólo se suma a las opiniones de terceros.
  • La falta de respuesta activa lleva a la autocensura: Los métodos de contratación de comisarios de contenido en Estados Unidos se están fundamentando en clicks en página, likes y ocasiones en las que se comparte el contenido en redes sociales. Se empiezan a notar contenidos interesantes y con índieces de lectura suficientes que son abandonados o retirados porque no han recibido esa respuesta activa para la que se han contratado. Y, sin embargo, se trata de mensajes útiles para la organización y el cliente final que pueden producir a medio y largo plazo un efecto beneficioso para la institución y su website.
  • Pérdida de factor competitivo: Según eMarketer, el 85% de las empresas que están contratando contenido comisariado han comenzado a notar coincidencias entre sus publicaciones y las de sus competidores en el sector, que usan las mismas fuentes informativas.

El debate sigue abierto en un sector que está creciendo exponencialmente, que abre un nuevo campo laboral para periodistas y que proporciona nuevos flujos de conocimiento si se desarrolla convenientemente y con un presupuesto adecuado.