Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Las fotografías en Internet como nuevo emplazamiento publicitario”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Las fotografías en Internet como nuevo emplazamiento publicitario” de la sección Tendencias

Las fotografías en Internet como nuevo emplazamiento publicitario

Prenda y objetos decorativos etiquetados en el blog ruso kvadr.info
Prenda y objetos decorativos etiquetados en el blog ruso kvadr.info

Ante la escasa eficiencia de los banners publicitarios en los websites, con comportamientos molestos, tecnologías incompatibles con las plataformas de visionado y diseños poco acordes con el entorno de reproducción, los desarrolladores han puesto su mirada en las fotografías que se muestran en los websites como gran emplazamiento publicitario. Como hacen en Flickr, Picasa o Facebook los usuarios, los anunciantes podrán descubrir sus artículos en cualquier fotografía y marcarla para que los visitantes puedan descubrir descripciones, precios o enlaces a sus respectivas marcas.

El declive del banner como principal vehículo de persuasión publicitaria se debe también a otras razones, como la mala ubicación en las páginas, nunca controlada por el anunciante, o la madurez en la experiencia de navegación de los usuarios, que ignoran totalmente, incluso viéndola, la inserción publicitaria. Y, si la ven, no la recuerdan.

Publicidad en buscadores
De hecho, la revista on line eMarketer hacía públicos datos de lectura de banners dotados de vídeo en función de su ubicación, y reflejaba que sólo el 26,8% de los visitantes de una página reproducían el vídeo entero cuando se mostraba en la cabecera de la página. La cifra es la mitad que hace dos años. Resulta alarmante que estas cifras de 2011 se utilizan para contrastar la eficiencia del banner con vídeo frente a los banners interactivos —programados con animaciones Flash— y los estáticos, que siguen midiendo su rentabilidad por clics (CTR), frente a las reproducciones de los vídeos.

Las excepciones a este fracaso publicitario, como siempre, vienen determinadas por los productos de nicho —gadgets, software—, la pornografía y otros artículos y servicios asociados históricamente a Internet como medio.

Del mismo modo, las inserciones de los buscadores, como AdSense, requieren una masa crítica de exposiciones al público enorme para obtener algunos clics, lo que supone una sobredosis de publicidad barata y poco integrada en el diseño del website, para unos escasos resultados.

La preocupación por la invisibilidad de los anuncios en las páginas de los buscadores ha llevado a estos a experimentar con contenidos patrocinados dentro de la estructura de la página de resultados (Google) y al pie de la página (Yahoo), lugar en el que parece más lógico esperar que un cliente haga clic si la decena de direcciones ofrecidas como resultado no resultan suficientes para satisfacer la búsqueda.

Etiquetar imágenes en Facebook, Flickr, Picasa y cualquier web
Poco a poco, los usuarios se han acostumbrado a etiquetar sus fotografías en las redes sociales para mostrar las personas que aparecen en las mismas. La etiqueta cumple un papel identificatorio y, también, adjetivo, ya que muchos usuarios las utilizan para comentarios.

El primer portal en utilizar esta posibilidad fue Flickr y la posibilidad, como una diversión, se ha ido extendiendo al resto de servicios de almacenamiento de imágenes, independientemente de los problemas legales que puedan resultar del etiquetado de personas sin su consentimiento, sin veracidad, sobre imágenes de las que no se tienen derechos y sobre objetos o marcas ajenas. Todo ello con el agravante legal de publicidad intrínseco al canal de Internet, por el que se difunden los mensajes.

Aún así, el entretenimiento ha sido un éxito y Facebook ha comenzado a utilizar un sistema de reconocimiento de caras para etiquetar, sin permiso, las personas que aparecen en cualquier fotografía subida al servidor. Esta acción ha suscitado protestas en algunas comunidades de usuarios.

Publicidad en las fotos
La confluencia de las dos circunstancias, la caída de la efectividad de los banners y el hábito de ver imágenes etiquetadas, ha llevado a experimentar con publicidad en las fotografías de cualquier website. EmmaActive es la primera empresa que ha lanzado un sistema de tagging que convierte cualquier imagen de un blog o website en un escaparate de productos que el anunciante puede etiquetar. El propietario del website, aunque no tenga derechos sobre las imágenes, recibe una contraprestación económica por abonarse al servicio.

Los anunciantes disponen de un servicio de búsqueda y un completo panel para controlar la actividad sobre sus enlaces y etiquetas y los pagos que deben realizar.

La aplicación de las técnicas de reconocimiento que ya usan los sistemas de Apple, Google y Facebook, podría permitir a los anunciantes a etiquetar automáticamente millares de imágenes en las que aparecieran sus productos o marcas en los websites adheridos al sistema. Por ejemplo, el fabricante de un reloj vería cientos de páginas con su publicidad sin tenerse que molestar en buscar y etiquetar las imágenes. Sería posible, además, generar un mensaje geolocalizado para cada usuario, ofreciéndole un punto de venta próximo o un mensaje comercial en su idioma.

Estos sistemas incrementarán los problemas legales no resueltos hasta el momento, ya que sería posible que imágenes propiedad de terceros —por hotlinking o por pertenecer a free-lances o agencias en los medios on line— acabasen siendo soportes publicitarios no deseados. O que algunos artículos se relacionaran con valores negativos para la marca. Por ejemplo, que el reloj etiquetado aparece en la muñeca de un detenido.