Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Llegan las tiendas online con probador secreto”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Llegan las tiendas online con probador secreto” de la sección Tendencias

Llegan las tiendas online con probador secreto

Fragmento de la página Guideshop de Bonobos
Fragmento de la página Guideshop de Bonobos

Paseando por la Crosby Street de Nueva York, la vieja tienda del número 35 parece una antigua sastrería clausurada. Pero no lo es. Ni siquiera es una tienda. Ningún cliente puede entrar si no ha solicitado previamente una cita. Dentro tendrá a mano todos los productos que vende la tienda online Bonobos. Podrá probárselos y comprarlos vía Internet, para que se los lleven a casa. Es la respuesta de éste y otros comercios online a la necesidad de los clientes de tocar y, si es posible, probar los artículos antes de comprarlos.

En Bonobos, tras concertar una cita en su servicio Guideshop, un guía personal muy especializado estará esperando al cliente. Lo hará pasar a un inmenso vestidor, le ofrecerá un refresco o una cerveza, y le asesorará sobre los productos del catálogo: lo que desea, lo que necesita, lo que puede gastarse, la mejor combinación de prendas, los vestidos para cada oportunidad… y también le informará sobre cortes, calidades, estilos, tendencias.

El acceso a Guideshop está casi oculto en la ‘Home page’
El acceso a Guideshop está casi oculto en la ‘Home page’

Si el cliente finalmente desea comprar alguna de las prendas que ha visto y tocado, podrá hacerlo online desde un iPad desde el mismo probador y recibirá las prendas en su domicilio. Porque la tienda sigue siendo una tienda online.

El probador secreto es una exposición viva de productos y, paradójicamente, tiene más éxito cuanto más secreto es. Su enlace en la home page de Bonobos es excesivamente discreto.

Esta forma de mostrar los productos obedece al descubrimiento, por parte de los comercios online con mayor éxito, de la necesidad de los compradores de palpar y probar el producto antes de adquirirlo. Es un fenómeno que se denomina showrooming y que empieza a ser un problema para los comercios tradicionales.

Joyas exclusivas en el hall del hotel
El showrooming es la práctica de los clientes de visitar un comercio tradicional, ver y probarse el producto que les interesa, y después marcharse y comprarlo por Internet más barato y a otro proveedor. La tienda tradicional se convierte en un probador del artículo. Realiza los gastos, pero no logra la venta. Por el contrario, está beneficiando a su competencia.

La situación es tan grave que algunas librerías tradicionales de Estados Unidos instalan inhibidores de frecuencias y prohíben la conexión con teléfonos móviles dentro del establecimiento, porque los usuarios rebuscan en las estanterías, escogen el libro que más les gusta y, desde el mismo pasillo, lo compran más barato en versión e-book desde sus teléfonos móviles.

Paradójicamente, organizaciones como Bonobos han comprendido que sin una presencia física su negocio se resiente y han optado por abrir estos espacios discretos y sólo para elegidos en los que mostrar su mercancía.

La jovería BaubleBar, de Nueva York, actúa de forma parecida. Ha organizado una gira por las principales ciudades de Estados Unidos exhibiendo sus piezas en el hall de hoteles. También en este caso, para clientes avisados.

Competir por precio
El comercio tradicional que se ve afectado por el showrooming tiene pocas oportunidades en su lucha con los grandes online. Sólo podrá mejorar su servicio y, sobre todo, su precio. El comprador del libro, de las gafas, de los pantalones o del teléfono móvil lo adquirirán y se lo llevarán puesto si la ventaja competitiva es mayor en la tienda física.