Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Nuevo mito: el certificado de seguridad para mejorar el posicionamiento”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Nuevo mito: el certificado de seguridad para mejorar el posicionamiento” de la sección Posicionamiento web

Nuevo mito: el certificado de seguridad para mejorar el posicionamiento

Todos los proveedores de alojamiento en Internet se han lanzado a ofertar grandes ahorros en la contratación de certificados de seguridad SSL para los dominios web. Los descuentos, para el primer año, rondan el 70%, fijando el coste en unos 120 € para el certificado más económico. Se ha desatado una fiebre que no está justificada. Casi nunca es necesario un certificado SSL.

Parece que es obligado tener un certificado de seguridad en el dominio.

El causante de esta situación paranoica ha sido Google, que ha insinuado que considerará mejorar el posicionamiento de los sitios que dispongan de un certificado de seguridad SSL, abriendo la puerta a la batalla comercial. Sin embargo, disponer de SSL no significa necesariamente una mejora sustancial en el posicionamiento. Es un factor técnico más de los dos centenares que se computan para fijar la posición de una página, y no el más importante.

La instalación de un certificado sólo está indicada cuando se reciben datos sensibles de los usuarios. Si sólo se recibe su nombre y dirección de correo electrónico, no parece que el riesgo de los datos sea excesivo y, en cambio, los perjuicios para el dominio son mayores.

Un certificado exige un mayor número de conexiones del sitio web al certificador, que asigna los códigos de interpretación, ralentizando la carga de página. Además, todo el código descargado aumenta el peso de las páginas. Frente a consultas con conexiones deficientes, condiciones de poca cobertura móvil, o dispositivos con poca capacidad, la lentitud puede llegar a hacer perder visitas. Además es un coste que puede superar el del alojamiento del sitio web.

Sólo se recomienda el certificado si se van a pedir datos sensibles y económicos de clientes en las páginas en abierto. Aunque lo normal es que las tiendas online conecten con una plataforma bancaria que dispone de las mejores medidas de seguridad cuando solicitan números de tarjetas de crédito y claves. En otras palabras, la inmensa mayoría no lo necesitan.