Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Retirada del logotipo de Iqua”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Retirada del logotipo de Iqua” de la sección Información corporativa

Retirada del logotipo de Iqua

El logotipo/botón de Iqua que se mostraba en las páginas de inicio de Interdixit en cada idioma y en las páginas de accesibilidad ha sido finalmente retirado, después de resolverse satisfactoriamente una desagradable situación contractual provocada por la institución certificadora.

Tras el reconocimiento de la situación y restitución económica del perjuicio causado en los últimos tres años por parte de los nuevos gestores de Iqua, fusionada recientemente con Confianza Online, Interdixit da por cerrada cualquier colaboración con la institución y no recomendará a ninguno de sus clientes —salvo posibles exigencias de la Administración— la contratación de estos certificados.

Iqua nació en 2003 como una institución certificadora de la calidad del negocio en Internet, tal y como se recoge en el contrato de adhesión adjunto. La adhesión al código ético implicaba:

  • Oferta de servicios dentro de la legalidad.
  • Honradez en el negocio
  • Responsabilidad sobre las informaciones transmitidas
  • Preservación de datos personales
  • No discriminación
  • Protección de menores
  • No incitación a la violencia o promoción de delitos
  • Secreto de las comunicaciones
  • Protección del consumidor en el comercio electrónico
  • Respeto a derechos intelectuales e industriales.

En definitiva, promovía la calidad ética en los negocios en Internet, independientemente de plataformas, técnicas o sistemas que cualquier operador en el mercado pudiera utilizar. Por este motivo, Interdixit se adhirió el 22 de abril de 2003 al código; cumpliendo escrupulosamente todos los apartados que se citan en el convenio. Para ello, los servicios de Iqua revisaron el website y concedieron el sello correspondiente.

Posteriormente, sin embargo, Iqua fue variando su ámbito de actuación e incorporando unas exigencias de usabilidad y accesibilidad que, creemos, excedían tanto su responsabilidad inicial como su propia capacidad de valoración. Estas exigencias culminan con una tarifa para poder “renovar” el sello anual que se establece en 2006.

Tanto las cuestiones de accesibilidad como las de usabilidad las certifican empresas especializadas que realizan análisis manual y exhaustivo para cada uno de los niveles de los estándares tecnológicos, como pueden ser AccesOK —certificador de Interdixit—, Technosite del grupo ONCE, Aenor o Applus+.

Interdixit solicita la renovación realizando el pago correspondiente y al cabo de algunas semanas, se nos indica que debemos obligatoriamente fijar un link a lectores de PDF, cuando ya existen instrucciones al respecto en la capa de accesibilidad del website.

La situación, además, resultaba paradójica, ya que el website de Iqua no era accesible (splashscreen en flash con switch de idiomas, scripts en página, tablas de disposición…); por lo tanto se exigía y cobraba algo que la institución no cumplía.

Tras varias discusiones telefónicas con técnicos del Iqua, se exigió la puesta en contacto con el secretario general del organismo y la devolución de la cantidad cobrada por un servicio no prestado, sin que ninguna de las dos exigencias tuvieran lugar hasta hoy.

Puesto que el certificado estaba pagado, Interdixit mantuvo el botón/link activo a lo largo de las remodelaciones del website en estos años, para mantener la reclamación. Finalmente, esta semana, Iqua —reconvertida en Confianza Online— ha restituido la cantidad económica a Interdixit. Por supuesto, tanto los valores éticos como los tecnológicos siguen de pleno vigor en Interdixit sin necesidad de este certificado.

La recomendación de Interdixit es utilizar servicios específicos y profesionales y, en muchas ocasiones, gratuitos para algunos de los aspectos que cubre ahora la institución: adhesión a los organismos arbitrales de consumo de las comunidades autónomas (Junta Arbitral de Consum de Catalunya por ejemplo), certificados éticos sectoriales (HON en el sector médico sanitario, por ejemplo) y empresas certificadoras de accesibilidad de solvencia técnica acreditada.