Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Videoclips caseros para los grupos musicales”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Videoclips caseros para los grupos musicales” de la sección Tendencias

Videoclips caseros para los grupos musicales

La transformación del negocio musical se extiende al ámbito de los videoclips, las películas que ilustran —o a la inversa— los temas musicales. La última tendencia es permitir que los seguidores de los artistas y grupos creen sus propias versiones de los clips y los compartan desde redes sociales.

A esta situación se ha llegado por cinco hechos:

  • Sólo las grandes estrellas y los grandes lanzamientos de las compañías discográficas, que todavía se mueven en el negocio musical clásico, pueden tener presupuesto suficiente para la creatividad audiovisual, la promoción del videoclip y la entrada en el mercado televisivo en el que proyectarlo.
  • En el nuevo negocio musical los rendimientos principales de los artistas y grupos no provienen de la venta de discos, si no de los conciertos en vivo.
  • El comportamiento de los fervientes seguidores de artistas y bandas es prácticamente el mismo que en el negocio clásico, aunque ahora no compren los discos o no lo hagan en un formato tradicional.
  • Cualquier consumidor de música dispone de herramientas para grabar y editar un vídeo: teléfono móvil, cámara fotográfica digital, webcam y software suficiente…
  • Compartir un clip no oficial es muy sencillo.

En otras palabras, el negocio musical ha migrado de la venta de discos a las actuaciones en vivo. Para ello, el artista o banda debe esforzarse en ofrecer calidad en el espectáculo, el sonido, el espacio escénico y el ambiente que es capaz de generar. Y la forma de exhibir este nivel de calidad se hace en microconciertos, generalmente acústicos, con poco y muy selecto público o, directamente, mostrando vídeos en sus websites capturados en actuaciones en directo.

Por lo tanto, para la mayoría de los artistas y bandas, la elaboración de un videoclip con un argumento y efectos visuales es un esfuerzo que carece de interés, ya que las posibilidades de transmisión televisiva son escasas y no publicita correctamente lo que es un concierto en vivo. De hecho, la presencia televisiva, salvo para grandes estrellas, tipos de música que coincidan con la especialidad del canal o grandes lanzamientos promocionales de las discográficas, es prácticamente imposible.

Reproducción fidedigna de un concierto
El resultado es una tendencia acusada de los artistas o bandas a no disponer de videoclips o, en caso contrario, ofrecer como videoclips realizaciones capturadas en directo y sobre el escenario, con múltiples planos, iluminaciones correctas y una excelente calidad de sonido. En este ámbito, las producciones de la francesa La Blogothèque son estupendas (por ejemplo un acústico de Damon and Naomi en un apartamento de París, pero también puede apreciarse el concierto en un restaurante de Sigur Rós). Se trata de producciones en las que el directo, la calidad del sonido y del montaje sin insertos ajenos al concierto, y el audio del resto de los elementos de la escena (conversaciones, tintineos de vasos y botellas) marcan la diferencia. Otro ejemplo es el website y el sitio en MySpace de la actriz Ashley Tisdale, que con el respaldo de Disney, prefiere colgar hasta 7 vídeos de un mismo concierto en vivo con la presentación de la banda sonora de la película Pequeños invasores.

Fomentar la creatividad
El esfuerzo económico y, por tanto, creativo es mínimo. Los clips se realizan en pocas horas de grabación, sin efectos ni ensayos. Y no requieren de ningún sofisticado estudio para el montaje. Una aplicación como iMovie de Apple, para aficionados, es más que suficiente para editar un vídeo así.

Para buscar la creatividad y fomentarla la discográfica de Lady Gaga convocó en primavera un concurso entre los fans de la cantante para que hicieran sus propios videoclips, recibiendo un aluvión. Todos, promocionando la canción de Lady Gaga, se encuentran en YouTube, donde es posible comentarlos, promocionarlos, votarlos y enlazarlos o embeberlos en las páginas de los blogs.

Por supuesto, se abre el camino de la parodia, como los conocidos Momoypalaboy, que acumulan 1.200.000 reproducciones de su playback de The Gipsy Kings, Volare, o como Rudy & Ruymán, que parodian fielmente el videoclip Colgando en tus manos de Marta Sánchez y Carlos Baute, con 20.000 reproducciones. Pero sigue siendo una publicidad interesante para los temas musicales.

En el blog de Interdixit Momentos… se recogen algunos de los clips hechos los fans que, en ocasiones, mejoran los videos originales y que suponen muchísimas horas de trabajo para beneficio de los artistas y las bandas, que además de fomentarlos, deberían proporcionar enlaces desde sus páginas en redes sociales: Facebook, Twitter, Plurk, MySpace,… para exprimir su potencial publicitario.